Promesa de Salvación

El momento inicial de la salvación tiene lugar cuando creemos y aceptamos a Cristo Jesús como nuestro Salvador.  Esto el hombre lo logra cuando confiesa sus pecados y reconoce que necesita un salvador.  El hombre tiene que permitir que aquello carnal muera y dar paso a la parte Espiritual de Dios en su vida.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan 1:12

El carcelero de Filipo le preguntó a Silas y a Pablo: ¿Qué debo hacer para ser salvo?  Ellos le dijeron,

“Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y tu casa.” Hechos 16:30-31

En ese mismo instante Dios lo salvó y otros en su casa también fueron salvos.  Hay una promesa de fe para todos aquellos que desean alcanzarla.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga, vida eterna.”  Juan 3:16

Es el deseo de Dios salvarte a ti y a los tuyos.  Solo reconociendo tu condición y aceptando la gracia del perdón podrás tener una vida plena en Cristo Jesús.

Si deseas ser salvo repite esta oración:

Señor Jesús,

Reconozco que soy un pecador y que sin ti no soy nada. Vengo a ti reconociendo que he pecado contra tí y te pido que perdones todos mis pecados.

Yo creo que tu moriste por mí en la cruz para lavar mis pecados y sanar todas mis heridas resucitando al tercer día. Señor Jesús, hoy te entrego mi vida y abro las puertas de mi corazón para que me tu me transformes.

Yo confieso que tu eres Dios y te acepto en mi vida como Salvador Personal. Lávame con tu sangre preciosa y escribe mi nombre en el Libro de la vida.

Amén.